• Seres Humanos

Despertar de Conciencia

Hoy en día la mayoría de nosotros los seres humanos vivimos dentro de un sistema económico, social y religioso que es producto de nuestra mas pura ignorancia en relación a lo que realmente somos.

Hemos distorsionado totalmente los valores mas profundos, como la afectividad, la sensibilidad, la capacidad intuitiva, la creatividad etc.. Estamos viviendo una realidad que nosotros mismos hemos creado y aceptado como real.

Tenemos mayor conocimiento sobre nuestro automóvil que de si propio, recordamos en detalles el capítulo de la telenovela que vimos ayer, pero no queremos observar ni entender el problema interno que nos angustia. No hay tiempo para dedicarse a si mismo, y no nos aceptamos tal cual somos. Hemos preferido dejar al Sistema en que vivimos ,administrar dos de nuestras grandes riquezas, La Salud, y la Espiritualidad.

La salud y la espiritualidad es las más pura esencia humana y no es algo que tenga que ser conquistado, aprendido, pero sí es, un compromiso a ser asumido concientemente, es un deber de cada uno el abrir conciencia sobre estas potencialidades y preservarlas. Hoy vivimos llenos de miedos, sufrimientos y enfermedades y buscamos la cura de estos males por fuera, buscamos a Dios por fuera.

La manera que encaramos la vida en las grandes ciudades es 90% hacia fuera de nosotros, vivimos totalmente identificados con el mundo material, lo físico, lo palpable, tenemos conciencia exclusivamente de la superficie, de la cáscara, de las apariencias.

Todo este proceso está directamente relacionado a nuestros pensamientos, que viven gracias a la identificación que tenemos hacia ellos, a nuestras creencias.

Hemos inventado el horario, los días, los meses los años que nos producen la sensación de Futuro y Pasado, de esta manera el tiempo se transformó en algo de mucho valor, y de esta manera corremos y corremos y acabamos olvidándonos de nosotros mismos olvidándonos y perdiendo conciencia de la vida presente, Aquí Ahora. Es un mundo totalmente mental de sueños, y de la misma forma que corremos por fuera, nuestros pensamientos corren en nuestra mente.

Cuando llegamos a nuestro hogar después de una jornada de trabajo, en vez de vivir el momento presente en plena conciencia, preferimos seguir en nuestro mundo de sueños.

Prendemos la Televisión para continuar en el mundo irreal, es como si huyéramos de algo, no queremos aceptar nuestra realidad y preferimos continuar soñando.

Mi trabajo está orientado hacia el despertar de conciencia humano, por lo tanto estoy a servicio para quien desee encontrarse con su propia verdad.


comparte esta página en: